miércoles, 18 de marzo de 2009


Fumando margaritas de la primavera pasada desencanto los pliegues de mi piel que se mantenían erguidos y soberbios ante el paso de los años. Cuanta porquería dando vuelta, cuanto sueño hoy por la tarde y cuanto más me hubiera pasado de estación para seguir aquella siesta de ensueño y arro rro. Los frescos labios húmedos que me esperan casi congelados para parar de una vez el calor agobiante de aquella rosca tan complicada y tan ambiciosa, conveniente.

2 comentarios:

Es Pera dijo...

nice, Mery Lein!



que nos pasemos de estación! que nos pasemos de estaciooón!

a pomelear con las viejas y nuevas margaritaas!

N.

Es Pera dijo...

aparte de que habla de tu barrio, es genial, en vez de mandarlo por mail lo mando por acá ya que es blogger! visitá: http://vamossfugir.blogspot.com/

salutti!