sábado, 7 de junio de 2008


Cómo explicar la bronca que siento, trabajar tantas horas, entrar a las 07 am cuando aún es de noche e irme a las 21 pm, como si estuviera en la Antártica (6 meses de día 6 meses de noche). Olvidarme todos mis documentos, y no es por entrar en una psicología barata (y zapatos de goma) pero los olvidos son el fallido en acción y algo de eso hay en todo esto…olvidarme mi dni, mi tarjeta de la obra social, de algún modo es olvidarme de mí, no pude ir al médico hoy, tengo un dolor de mandíbula insoportable pero no me lo puedo atender porque no tengo las benditas tarjetas que me acreditan como quien soy, en verdad no puedo acreditarme como número, hoy caminando por las calles no soy ni un número. Es que quizás con este olvido confirmo que donde estoy ahora no soy yo, porque nada de todo esto que hago durante horas sin sol tiene que ver conmigo. Y si, estoy con bronca, y con mucha mierda adentro, tengo un día de perros. Reflexionar sobre los espacios puede ser un deporte de riesgo y más cuando no hay entre tiempo y se juega de corrido y a ganador (siempre se juega a ganador, aunque no tengas nada que perder ni nada por ganar, hay que ser el primero…) Y tal vez yo me tomo mi tercer tiempo en forma silenciosa y, mientras debiera continuar con el chequeo de una base, me tomo uno minutos y escribo mi bronca y me doy cuenta que ni quiero ser primera, y que tampoco quiero chequear esta base. Esta base no me sirve ni de analgésico para mi boca, ni de espejo para mirarme y exclamar ganadora “¡que linda base que estoy chequeando, nunca vi cosa igual!”. Creo que esta base representa todo lo que no soy, nunca me representaría como una serie de números, estáticos, que no presentan la menor diferencia (y que si sucede, y el “share de marca” se modifica como suceso sólo comparable con las peores tragedias de la naturaleza al estilo stunami o katrina…a quién le importa que Marlboro venda más o menos puchos…). Nunca sería una base, ni un pucho (aunque a veces me siento medio pucho…por esto del auto consumo…como caníbal….que me como a mí misma frente al monitor mientras un montón de otras cosas me podrían estar pasando en otro lado, cosas que consuman lo mejor de mí y no que me consuman sin ningún tipo de pudor hasta perder (olvidar) quién soy.
Suena medio panfletario todo esto, como “soñador” con mezcla de bolche frustrado que reniega de su trabajo de oficina, pero bue, es así. Cuando a hurtadillas me oculto de las bases (y de los directores, gerentes y dueños de circo) me vuelco a un miniinstante de sueño…y lejos de creerme una Trosky devenida en oficinista me angustio ante la dificultad de convertir los escritorios en barricada y el café en vodka caliente. En sueños me imagino que todos mis adornitos de escritorio se convierten en granadas y veo en cada post-it la posibilidad de un detonador de bombas, si me general inmediato me suspendiera y me mandara a fregar los pisos con un cepillo de dientes (como en Forest Gum) tomaría el servidor y planearía un atentado maestro, al estilo de la torres gemelas, plasmaría en la historia el mito de que los cpu son armas de destrucción masiva y así, sin más, prohibiría el uso del power point. Que días aquellos!, exclamaría a los cuatro vientos en un intento de sostener la utopía que me mantiene, y bue, a parte de ser un bicho de escritorio, soy un bicho utópico que se arrastra y desgarra la piel cada vez que sueña.
Esta mal ser una soñadora?, vamos, o me van a decir que no esta bueno colgar la mirada, como perdida, en algún punto desconocido de una pagina de Internet y que la utopía colándose disimulada como virus domine cada reflejo mental. Y si, dura poco el efecto, la base tiene banca y dos minutos después te suena el interno, te cae un mail del gerente y te avisan que tenés una conference (Conference. Dícese de la comunicación telefónica entre más de dos personas con el alta voz bien alto, ruidos en la línea y 12 hs de diferencia horaria entre emisor y destinatario. Suele practicarse entre personas de altos rangos que buscan ponerse de acuerdo en la repartición de modestas sumas de dinero. El personal raso suele estar presente para tomar notas, en algunas tribus se práctica como ritual de iniciación a un mundo nuevo, el de las conference) No mandas a todos a la mierda, ni al gerente, ni al mail ni a la conference. Y si, no se hagan ilusiones, soy Mery no Rosa Luxemburgo, cuestión que seguí chequeando la base, muchas horas, infinitas, la tecnología es la herramienta más eficiente para la extensión de la jornada de trabajo vista en funcionamiento. Laptos, celulares, Wi-Fi, palm, todo es trasladable hasta el baño ida y vuelta infinito punto rojo. Todo es trasladable, hasta la propia identidad. Y en que tema he caído, ahora que pienso que quiero estudiar afuera, que quiero viajar, extender mis horizonte, quizás este buscando eso, identidad.
La identidad como metáfora del ser, como origen y destino. Como aquello que renegamos pero que terminamos abrazando, al fin de cuenta, como dice Roberto, no vale clamar por el “es lo que hay”, siempre puede haber otra cosa allí donde encontrarnos.
Esto claramente no es una tarea de escritura, o si, llamemoslo mantenerse en forma para no olvidar las comas, espero no perder el empleo por esto, ¿o si?.

5 comentarios:

hbЯ dijo...

Un vodka on the rocks, siempre salva...
Tener ilusiones de bolchevique también...
Te hace reflexionar...como ahora.

Y el reflexionar te lleva a saber (al menos) que no querés ser un número...

No hay libertad meri, la utopía llevada a realidad.

Clara O. dijo...

Pero che, qué estás bolche eh! Te digo que toy segurísima que en un tiempo definís otro camino y, entonces, rompemos todo jeje. Porque viste que nosotras creemos en la palabra y blablabla, pero hasta el mejor psiconalista debe reconocer que a veces no alcanzan y que, entonces, hacen falta las piñas!
Beso!!
Lau.
p. d.: y seguí escribiendo, amiga!!

Naa_Dreamer dijo...

Ahh sisi, este pasa a ser mi post favorito del blog!! ya lo sabías seguro, je. Si.. la Revolución francesa y.. "la investigación de mercado debe morir".

Le envío unas palabras Ms.
Mery: "Solamente vendrá lo que tienes preparado y resuelto, el triste reflejo de tu esperanza, ese mono que se rasca sobre una mesa y tiembla de frío. Rómpele la cabeza a ese mono, corre desde el centro de la pared y ábrete paso."

(De mi querido y admirado Julio Córtazar en su ya conocido "Manual de instrucciones".)

Amiga: "Patria o Muerte" o la redefinición de dichos conceptos en nuestra realidad socio-histórica personal ;-))

natalia marta.

Moyi dijo...

Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta (Historias de cronopios y de famas, Cortazar)

Natalia Marta, que alegría ver tu firma. Que bueno saber que hay ecos fraternos del otro lado, como sonidos del más alla que se presentan en el momento oportuno, a la hora exacta y el segundo perfecto. Todos ya sabemos que cuando buscamos la llave de la puerta puede aparecer en cualquier lugar (por eso cuando perdes las llaves te queres matar, es un garrón). Sin embargo hay un lugar donde podemos buscar tranquilos, con ganas, el rincón de los buenos recuerdos, de los buenos ecos. Amiga, matamos un mono? O lo sometemos a debate en la Juventud Unida sin Fronteras?, no eran locas esas ideas, era correr por el centro de la pared y abrirse paso. Siempre matamos monos y nunca tuvimos frío.

Naa_Dreamer dijo...

Sabato dice: "El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria".

"Cantar es sinónimo de reír, no ignorando los obstáculos, no como la risa de un suicida de la carne, sino del espíritu. Suicidarse, espiritualmente, es entregarse por aquello que creemos nuestro, es arrancar la barrera del miedo y enfrentarse a la adversidad; sólo así sabremos hasta dónde podemos llegar, hasta dónde nos creemos fuertes, invulnerables. Y de algún modo lo somos: Escapar al odio del mundo, saltar sobre la furia del destino es, de alguna forma, evitar que la vida sea una cosa y hacerla humana".

Amiga, es cierto..

Aunque no conservemos todas las cajas de los recuerdos, siempre podremos reir de un pasado con monos en musculosa, panes de campo y otras yerbas, las llaves serán parte del camino.. :-)

que lindo blog!!