lunes, 30 de junio de 2008


Soy una amante de la palabra, soy adrenalina con las letras, trampolín entre párrafos que me cobijan. Algún día le soltare la mano a los monosílabos para amar vocales y mientras tanto escribo, para no perder esa sonrisa al palpar metáforas en la mañana. Me libera y me abre un espacio, hoy le brindo un homenaje entre párrafos escurridos de vino y sueños, de humo y canto. Entre comas encuentro un minúsculo rincón de paz. Palabra que materializa los más extraños sentidos del habla, y ya me voy por las ramas adulando a ésta, la palabra, que tantas veces me complica la vida…y otras tantas se ríe de mí, y la noche se me pone extensa, y el insomnio busca colarse hoy lunes que recién empieza todo…todo esto…y más, pero ayer fue domingo, y el sorbo de un mimo amortiguo la tarde en la que a pesar del Racing campeón hacía frío y mis glóbulos rojos, blancos, verdes y turquesas se mostraban débiles ante el cocktail que se improvisaba entre recetas de abuela y sentido común (si es Bayer es bueno).
Y fue emocionante verte emocionada, a pesar del pánico escénico que insisten en contarnos tu pasión, aquella que herede un poco a fuerza de palos, exámenes de ingreso y cronopios y famas, y desde allí nunca parar, porque al fin y al cabo el vicio de la palabra es el humo que se cuela como mal hábito y rebeldía. Mame rebeldía, entre la posibilidad de inventarme un pelo de colador y construir casas de barro y me hice rebelde cuando partí en misión para buscar una DRF. Y hoy me place obsequiarles lo más mío, aquello en lo que expreso ese instinto revolucionario que me heredaron como secreto, hoy escribo para aquellas tres locas….las tres flores de la costa (pero eso es otra historia…), y voy cortando que el insomnio amenaza con ganar la batalla y es muy lunes para embriagarme de palabras….

1 comentario:

hbЯ dijo...

"pero ayer fue domingo, y el sorbo de un mimo amortiguó la tarde"

color a amor en el aire...
olor a jazmín en tu panza...

.

Sea! Oh, sea!
Las palabras son eso, palabras, tautologías de Verdad.
Pero no caigamos en el sueño mentiroso y oscuro que nos invita a resguardarnos del mundo detrás de palabras.
Luchá desnuda, despojate del pánico...
Invitala a tu cama, a que te acaricie el alma con pecas...
Y desarmate de amor en sus pies-

Sea blonda...Oh! Sea...
La palabra sostenedora.
No obstaculizadora.

m (menos lacaniana que nunca)